Divertículo duodenal

Yelec Estrada Guerra, Yoandra Carmen López Moya, Yemmy Rojas Méndez

Texto completo:

HTML

Resumen

Introducción: los divertículos del intestino delgado son poco frecuentes; su incidencia oscila entre 0,06 % y 5,00 % de los casos. Pueden ser asintomáticos o manifestar síntomas inespecíficos hasta la aparición de complicaciones tales como hemorragia o perforación.

Objetivo: presentar el caso de una paciente con anemia crónica sin causa aparente, a la que se le diagnosticó un divertículo duodenal.

Presentación del caso: paciente femenina, de 78 años de edad, con antecedentes patológicos de intervención quirúrgica de la vía biliar (hace 53 años) e hipertensión arterial, controlada con tratamiento higiénico, dietético y farmacológico. Acudió a la consulta por presentar dolor abdominal difuso de varios días de evolución, más localizado en el hemiabdomen superior, y con mayor intensidad en el epigastrio. Se acompaña de asco a las comidas, vómitos con restos de alimentos y secreción biliar (después de cada ingestión), precedidos siempre de náuseas.

Discusión: generalmente los pacientes con esta enfermedad no presentan manifestaciones clínicas por un largo período de tiempo. Ello provoca que al momento del diagnóstico presenten complicaciones. No obstante, algunos pacientes con divertículos de intestino delgado pueden presentar síntomas crónicos, como anemia, la que se diagnosticó en la paciente.

Conclusiones: la enfermedad diverticular del intestino delgado es rara y en ocasiones asintomática. Sus complicaciones se pueden confundir con otras dolencias más comunes. En este caso los especialistas tuvieron en cuenta el hecho que se trató de una paciente adulta mayor con anemia crónica sin causa aparente, como orientación para un posible diagnóstico de divertículo duodenal (confirmado por el estudio imagenológico)

Palabras clave

INTESTINO DELGADO, DIVERTÍCULO/complicaciones.