Documento sin título

MEDICIEGO 2014; 20 (1)

 

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS

“DR. JOSÉ ASSEF YARA”

CIEGO DE ÁVILA

 

Una mujer de estos tiempos: Dra. Oilda Menéndez Torres, médico, pediatra y profesora

A woman of these times: Dr. Oilda Menéndez Torres, physician, pediatrician and professor

Mireylis Gutiérrez García (1), Elena del Carmen González Díaz (2), María de la Caridad González Sánchez (3), Ana Maritza González Real (4), Alexey Pombo Casay (5).

 

RESUMEN

Como parte del proyecto de  investigación “Educadores Destacados del Siglo XX”,  se seleccionó a la Dra. Oilda Menéndez Torres, pediatra y profesora consultante, considerada pediatra insigne de la provincia. El  estudio de su  vida y obra favorece de forma positiva a la formación de valores humanos y en especial la responsabilidad, sacrificio, honestidad, abnegación y consagración  de los profesionales de la salud, constituye un ejemplo para todos en las ciencias médicas.  A través de entrevistas y una revisión documental  de su expediente docente, crónicas de su vida, fotos de diferentes épocas, trabajos científicos realizados, testimonios de colegas y pacientes, se recopilaron datos, fotos, materiales, documentos relacionados con su figura, toda la información necesaria que demuestra su quehacer profesional y humano. Se utilizan las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, se creó una multimedia para divulgar  los resultados.

Palabras clave: BIOGRAFIA.

  1. Especialistas de 1er Grado en Pediatría. Máster en Atención integral al niño. Profesora Instructora.
  2. Licenciada en Ciencias Farmacéuticas. Profesora Instructora.
  3. Licenciada en Psicología y Pedagogía. Máster en Ciencias de la Educación Superior. Profesora Auxiliar.
  4. Licenciada en Cultura Física. Máster en Cultura Física Comunitaria. Profesora Asistente.
  5. Licenciado en Educación. Informático.

INTRODUCCIÓN

En el país la educación en valores requiere la participación activa y consciente de todos los factores que rodean al individuo, la familia, la escuela, los amigos. Ninguno puede estar al margen de esa educación, pues acogen al individuo en la medida que avanza en su madurez y lo integra socialmente.  El  modelo educativo cubano, se sustenta en los apreciables cambios en la política educacional, lo  que responde a la imperiosa necesidad de buscar en las raíces históricas-culturales que han antecedido,  los fundamentos ético-pedagógicos que orientan el quehacer educativo actual del país.

La educación y la formación de valores se logran a través de un proceso en el que se facilite una relación interpersonal comprometida, en una comunicación que se caracterice por un diálogo abierto y franco, donde se comporta con autenticidad y congruencia las experiencias de cada uno (1). En la formación de los profesionales de la salud se deben enfatizar los valores de humanismo, honestidad, consagración, patriotismo, internacionalismo, actitud de amar y respeto al individuo, familia y comunidad. La formación de estos valores constituye un  elemento básico para la elevación de la calidad de los servicios que se brindan en los diversos niveles de salud.

El logro de este propósito requiere que el docente con su ejemplo personal y su conducta diaria, se convierta en un modelo a imitar. En el caso de los adolescentes y jóvenes es indispensable una relación y comunicación lo suficientemente afectiva y efectiva, para que se convierta en un modelo positivo. La Doctora Oilda es un paradigma a seguir por todos los profesionales de la salud que desarrollan la labor docente. Por dichas razones es importante difundir la historia, vivencias, testimonios y experiencia de la insigne pediatra y profesora consultante de esta especialidad,  mediante una investigación íntegra de su vida y obra, que al igual que otros profesores representan el valor, consagración y dedicación a la Pediatría. Para estudiar su  vida y obra se aplicaron métodos, procedimientos y técnicas investigativas de carácter científico y empírico que se emplean en la investigación histórica y pedagógica. Se utilizaron métodos de investigación del nivel teórico el histórico-lógico, el biográfico o historia de vida, el análisis documental. Y del nivel empírico la observación y la entrevista.

 

DESARROLLO

La doctora Oilda Casimira Menéndez Torres nació  el día 4 de Marzo del año 1940 en Florida, municipio de la provincia Camagüey, de procedencia humilde.

Comenzó sus estudios en el año 1946   en una escuela pública ubicada en la calle Agramonte en Florida, donde cursó hasta el cuarto grado. Después continuó sus estudios interna en el colegio de las Hermanas Oblatas donde cursó hasta el octavo grado. Por las altas calificaciones alcanzadas en este centro se le otorga una beca para continuar sus estudios de bachillerato en la escuela Mother Consuelo Clifford Academy de las Oblatas anexo al Instituto de Marianao en la Habana en el año 1951 donde se graduó en el año 1959.

En el año 1960 participa en la campaña de alfabetización,  imparte clases en una escuela Laica que se encontraba cerrada por falta de profesores. A finales de este año se incorpora a estudiar Medicina. Es integrante fundadora del 1er grupo de becados universitarios del Gobierno Revolucionario. Al finalizar 5to año por su destacado desempeño tanto académico como revolucionario se le otorga la plaza para realizar el Internado Vertical de Pediatría. Su título de Médico fue expedido en el año 1970.

En este periodo como estudiante universitaria participó en numerosas actividades de apoyo a la naciente sociedad revolucionaria como actos políticos, manifestaciones de protesta contra los ataques terroristas sufridos por el pueblo cubano (voladura del Maine, ataque a Playa Girón, entre otros).  En la crisis de octubre estuvo movilizada en el Hospital de Santa Clara para prestar sus servicios mientras fuera necesario.  Realizó entrenamiento militar en varias oportunidades haciéndose acreedora del carné de miliciano, pasa a formar parte de una unidad militar, donde obtuvo el grado de Primer Teniente otorgado en acto solemne en Los Mangos de Baraguá. Además fue fundadora de la Milicia Universitaria.

En el año 1968 fue asignada a realizar su posgraduado en la provincia de Camagüey, comienza su labor como médico en el antiguo Hospital Pediátrico “San Juan de Dios”. Después es trasladada al Hospital Regional de Vertientes donde se desempeña como pediatra y jefa del servicio de Pediatría. En el año 1969, por su destacada labor realizada se le otorga la distinción de trabajador de avanzada, en este año es trasladada nuevamente al Hospital Pediátrico de Camagüey (antigua Colonia Española) donde termina su 2do año de posgraduado. En 1970 debía incorporarse a realizar su especialidad de pediatría en la Habana, pero se le pide que se quede en Camagüey a realizarla; debido a la falta de médicos existente y a la alta tasa de mortalidad infantil, petición que es aceptada (2).

Durante el periodo de realización de la especialidad participa como fundadora del  Hospital Pediátrico de Camagüey, y se encarga de la docencia de los alumnos de 4to y 6to años en la rotación de pediatría. Además, realiza su labor asistencial y es miembro de la dirección de pediatría en las tardes en el policlínico Ignacio Agramonte. Con su quehacer ayudó al desarrollo de la nefrología pediátrica, al realizar biopsias renales por vez primera en esta institución y la consulta de nefrología pediátrica (2).

En diciembre de 1973 obtiene el título de especialista en 1er grado de Pediatría, con excelentes calificaciones.

En 1974  es nombrada Miembro Numerario de la Sociedad Cubana de Pediatría, en este año viene a prestar sus servicios como pediatra al Hospital Regional de Ciego de Ávila donde por su capacidad de trabajo y dedicación ocupa varios cargos administrativos como: Jefa de la sala de Clínicas Pediátricas y Respiratorio, Jefa de Servicios de Pediatría, Jefa Provincial de Pediatría. Fue seleccionada miembro de la 1ra Comisión Permanente de Salud del Poder Popular Provincial después de la división política administrativa (2).

En el año 1977 es seleccionada la secretaria del frente de cultura, recreación y deportes en el Hospital Provincial Docente  “Dr. Antonio Luaces Iraola”. En 1978 se le otorga el carné del Partido Comunista de Cuba (PCC), pasa a formar parte del primer Comité del PCC del hospital, donde ocupa en dos oportunidades el cargo de Secretaria General del mismo (2).

La Doctora es fundadora de la Docencia Médica Superior en Ciego de Ávila en 1978 con la formación de los primeros 11 internos en la provincia. En el año 1980 comenzó a desempeñar la actividad de Vice Directora Docente con el cargo de Vice Decana Docente del área clínica hasta el año 1992, además desde 1980 es miembro del Consejo Científico Provincial (2).

En 1983 es seleccionada para cumplir misión internacionalista como docente asistencial al frente de 20 internos de todo el país y junto a otros profesores cubanos de especialidades básicas en Guinea Bissau, lo que sentó las bases en este país africano para comenzar los primeros años de la carrera de medicina con alumnos guineanos. 

Formó parte activa en la acreditación docente de diferentes especialidades como Medicina Interna, Ginecobstetricia, Cirugía, Dermatología, Urología, Ortopedia, Oftalmología, Otorinolaringología y Cirugía Pediátrica en lo que respecta a pregrado y posteriormente posgrado en las mismas especialidades donde se incluye Anestesia; además trabajó en la acreditación docente del Hospital Morón y la filial de la Escuela de Medicina en este lugar (2).

A lo largo de su fructífera vida ha desempeñado numerosas tareas como: Jefa de Grupo Básico de Trabajo (G.B.T.) en la sala de respiratorio, después en el G.B.T. de Clínicas Pediátricas, formación de residentes de pediatría de diferentes años, Tribunal de examen de residentes y alumnos de medicina, exámenes estatales  provinciales y nacionales, Tribunal de exámenes de premios, tutoría de alumnos ayudantes, imparte tiempo lectivo al finalizar la rotación de pediatría, ha estado presente en diferentes Fórum Científicos de nivel Nacional y Provincial de Estudiantes de Medicina como tribunal.  La doctora ha participado como presidente o secretaria en las Jornadas Científicas de pediatría. En su trayectoria laboral se caracterizó por la participación  en   congresos de pediatría a nivel internacional, nacional, y provincial. Es fundadora de las cátedras viajeras con el internado rural, formó parte activa en la docencia, inspección y asesoría en todo el territorio avileño (2).

Pertenece al Grupo Provincial de Pediatría, Filial de Pediatría, Sociedad de Nefrología Pediátrica, ALANEPE (Asociación Latinoamericana de Nefrología Pediátrica), Miembro de Honor de la Filial de Urología, Miembro Honorario de la Sociedad Cubana de Pediatría y de la Asociación de Combatientes de la Revolución.  Realizó el ejercicio de la Especialidad de II Grado en Pediatría en el año 1990 y es Máster En Atención Integral al Nino desde el 2007 (2).

En su fecunda actividad profesional participó en 13 eventos científicos de carácter internacional, 58 eventos de carácter provincial e institucional. Es autora de 10 publicaciones. Ha tutoreado 7  trabajos de diploma y ha desarrollado 4 investigaciones científicas. Durante sus funciones docentes ha impartido numerosos cursos en la formación postgraduada y se mantiene activa en la formación de pregrado con las carreras de Medicina y Enfermería (2).

A lo largo de su carrera ha recibido 72 menciones o premios honoríficos en reconocimiento a su condición revolucionaria, su consagración, capacidad intelectual, ética profesional, dedicación y abnegación en las funciones docentes y asistenciales, su actitud en el cumplimento de sus  responsabilidades directivas, asistenciales y sociales, por haber dedicado toda su vida a la formación de las nuevas generaciones y proporcionar salud y alegría a las familias, sin dejar de ser ejemplo de madre es que fue seleccionada por la Asociación de Pedagogos de Cuba de la Filial provincial de Ciego de Ávila como Joya de la Pedagogía Avileña (2).

En el intercambio con sus compañeros de trabajo, antiguos alumnos unos y compañeros otros, se recibe la misma opinión de la doctora Menéndez, como la llaman sus colegas. Se le considera pediatra y  profesional excepcionalmente integral, ejemplo de abnegación, maestra de múltiples generaciones que muestra conocimientos sólidos y una capacidad de trabajo extraordinaria,  capaz  de  llevar a cabo varias actividades a la vez, por lo que es ejemplo a seguir para todos y de manera especial para las nuevas generaciones, como profesor y como médico  (3-9).

En el diálogo entablado con la doctora Oilda Menéndez se confirmó las razones qué la motivaron a estudiar medicina y el significado que tiene para sí ejercer la profesión médica, en especial la pediatría.

 

¿POR QUÉ DECIDIÓ HACERSE MÉDICO y PEDIATRA?

El dedicarme a la Pediatría y a la Nefrología significa si me preguntan: amor, dedicación, respeto, arrancar de las garras de la muerte, la vida de un inocente niño que espera lo mejor de mí, lo mejor de mis conocimientos, de mi desempeño, de mis sentimientos.

La mayor compensación que experimento siempre que he atendido a un paciente muy grave y ha mejorado hasta recobrar su salud o aquellos que tienen diferentes enfermedades y vienen a la consulta sin un diagnóstico, con síntomas, dolores, etc. y puedo mitigar el dolor corporal de ellos y el del alma de sus padres.

La posibilidad de atender a niños de otros países del mundo, no solo me ha brindado la posibilidad de compartir mis modestos conocimientos en la atención a los niños sino que también ellos se han convertido en mi propia medicina, porque como todo ser humano no he estado exenta de problemas y trivialidades, al llegar a la sala del hospital o a la consulta y vienen corriendo a saludarme con un abrazo y un beso, y parece que me han cambiado el apellido porque ahora soy para ellos ¨Dra Merengue¨. Después de eso, todos los problemas se me olvidan y una sonrisa  de ellos me trasmite el amor y el sedante que necesito y la alegría para continuar. Esa sonrisa no tiene precio.

Como profesional de la salud soy doblemente agraciada, pues además de ser pediatra y dedicarme a la nefrología conjuntamente he tenido la oportunidad de desempeñarme como profesora, con lo que experimento un gran placer al transmitir las enseñanzas  a los estudiantes de medicina durante la rotación de pediatría, donde también se incorporan las estudiantes de la carrera de enfermería, además de la residencia y la especialidad como tal, los postgrados y maestrías dentro de la pediatría.

Uno de mis mayores anhelos siempre ha sido estimular a mis colegas para la adquisición y  cambios de categorías docentes y el perfeccionamiento en las diferentes disciplinas dentro de la especialidad de pediatría pues así se forman con mejor preparación científica-pedagógica y podemos brindar una óptima asistencia médica a los niños y niñas, se obtiene mejor calidad y excelencia en los servicios de salud que prestamos y en la formación del personal médico que serán los futuros médicos y especialistas, o sea nuestro relevo.

Me siento altamente comprometida con la memoria de mi madre que tanto se sacrificó por mí para que yo, que era una niña pobre primero y joven adolescente después pudiera estudiar; y con nuestro Comandante en Jefe y todos los que lucharon para darnos una Cuba Libre y Socialista. Pues hoy no pudiéramos desempeñarnos ni como médico, ni como profesora formadora de futuros profesionales de la salud, en especial de la Pediatría, no pudiéramos experimentar esta satisfacción que es incomparable en el momento histórico que nos ha tocado vivir. Soy muy privilegiada de estos tiempos: médico, pediatra y profesora (10).

 

¿QUÉ SIGNIFICADO TIENE PARA USTED SU PROFESIÓN?

La carrera de Medicina para mí ha sido la realización de un sueño que tuve desde pequeña, de salvar vidas, motivada primero por escuchar en la radio de la gravedad en más de una oportunidad del cantante Joseíto Fernández. Recuerdo que referían ¨estado crítico, muy grave¨. Solo tenía yo, 4 ó 5 años y le decía a mi madre: -si yo fuera médico, lo salvaba.

Posteriormente el padecimiento de mi padre de cólicos nefríticos frecuentemente que lo llevó a una Insuficiencia renal, me guió aún más a escoger y dedicarme a la Pediatría y específicamente a la Nefrología (10).

Mi profesión me ha dado la posibilidad no solamente de atender niños de mi país sino también niños de otros países del mundo muy pobres, donde los derechos del niño y la niña no se cumplen, como lo es la salud. Que en nuestro país es un ejemplo por su dedicación al cumplimiento de programas desde el mismo triunfo revolucionario. Esto me ha dado la posibilidad de ser mejor ser humano (10).

Además la docencia dentro de mi profesión para mí es una de las cosas más reconfortantes. Cuando se me otorgó la categoría de profesora consultante, una de mis advertencias fue dejarme en la rotación de Nefrología pediátrica de los estudiantes para impartirle sus clases y compartir con ellos las actividades docentes y con los profesores que tienen esta planificación, que siempre y puedo decirlo sin que me quede nada por dentro lo disfruto mucho, vivo y me siento muy feliz de enseñarles a todos como ser médicos integrales, conscientes, eficientes, humanos, desinteresados, competentes, en fin lo que es y debe ser un médico revolucionario (10).

Me siento muy feliz y orgullosa de ser una profesional de la salud y profesora formada por nuestra Revolución, haber tenido siempre un guía como nuestro Comandante Fidel, que se preocupaba directamente por nosotros, que integrábamos el primer grupo del plan de becas universitarias creado por él. Nos orientaba, conversaba con nosotros, preocupado por nuestras necesidades, en fin el amor que nos prodigaba. Todo ello ha calado tan profundamente en mí que no puedo menos que ser un soldado de la salud y la educación (10).

Los resultados de la investigación documental, los testimonios de los que fueron sus colegas en el Hospital Provincial Docente “Dr. Antonio Luaces Iraola”, la información obtenida en la entrevista realizada a la Doctora Oilda posibilitó una valoración de su dignidad como médico pediatra, profesora, trabajadora y revolucionaria.

 

CONCLUSIONES

La enriquecedora  actividad docente-asistencial e investigativa dentro y fuera del país de la Doctora Oilda Menéndez la convierten en un paradigma de consagración y dedicación a la medicina revolucionaria de la comunidad médica avileña.

El vínculo de los estudiantes de las carreras de las ciencias médicas con la historia de profesionales que han dejado un legado dentro de esta esfera de la ciencia, constituye un espacio de trascendental importancia para la contribución a la formación de sus valores morales inherentes a su profesión y en correspondencia con el contexto histórico en que se forman.

 

ABSTRACT
As part of the research project "Highlights Educators of the twentieth century", was selected Dr. Oilda Menéndez Torres, Pediatrician and Consultant Professor, considered notable Pediatrician of our province. The study of his life and work positively favors the formation of human values and especially the responsibility, sacrifice, honesty, abnegation and dedication to the health professionals, is an example for all of us in medical sciences. Through interviews and documental review of her medical records, chronicles of her life , pictures from different eras, scientific work, colleagues and patients testimonies, some data, photos, materials, documents related to her figure were collected, all the information required demonstrating their professional and human development. Using new technologies of information and communication, multimedia was created to disclose the results.

Key words: BIOGRAPHY.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. González Sánchez MC, Madariaga Pérez L,  Oropeza González F. Enrique Meizoso Morales: Maestro inolvidable. MediCiego [Internet]. 2012 [citado 20 Ene 2013]. 18(2): Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol18_02_12/historica/t-18.html
  2. Expediente de cuadro científico pedagógico. Facultad de Ciencias Médicas “Dr. José Assef Yara”  de Ciego de Ávila.
  3. Couse V. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  4. Gómez Ferrer R. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  5. González O. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  6. Marrero  J. L. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  7. Montegil Roger I. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  8. Suarez Verde. C. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  9. Quintana Valdivia M. Testimonio sobre la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.
  10. Gutiérrez García M. Entrevista a la Doctora Oilda Menéndez Torres. Hospital Provincial Docente  ¨Dr. Antonio Luaces Iraola¨. 2010.