Documento sin título

MEDICIEGO 2015; Vol.21 No.2

ISSN: 1029-3035 / RNPS: 1821

Publicada por CPICMCAV

 

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS

CIEGO DE ÁVILA

 

Consecuencias psicológicas a largo plazo del abuso sexual en adolescentes del municipio Ciego de Ávila

Long-term psychological consequences of sexual abuse in adolescents from Ciego de Ávila

 

Lianet Torres Noa (1), Marleni García Martín (2), Idalmis Navarro Pírez (3), Yadysleydy Iglesias Cancio (1), Milena Hidalgo Ávila (4).

 

RESUMEN

Introducción: se realizó un estudio observacional descriptivo, de corte transversal, con el objetivo de determinar las consecuencias psicológicas a largo plazo en adolescentes víctimas de abuso sexual pertenecientes al municipio Ciego de Ávila en el período 2012-2013. Material y método: se estudiaron los adolescentes víctimas de abuso sexual mediante la revisión las copias de los expedientes en fase de instrucción que se encontraban archivados en el Departamento Provincial de Medicina Legal. La muestra quedó conformada por 21 adolescentes del sexo femenino, entre 12 y 15 años de edad en las que el mayor delito cometido fue el abuso lascivo. En el desarrollo de la investigación se utilizaron técnicas que sirvieron de base en la obtención de los resultados, tales como: la entrevista semiestructurada a los adolescentes, la Técnica de Completamiento de Frases de J. Rotter, el Inventario de Problemas Juveniles y el Dibujo de la Figura Humana. Durante la aplicación de estas técnicas y la exploración de las adolescentes se utilizó como método fundamental en el estudio la entrevista. Resultados y discusión: se evidenció la existencia de consecuencias psicológicas en estas adolescentes; se destacan como más afectadas las dimensiones conductual (con marcado desajuste en la esfera escolar), la social (con un déficit en habilidades sociales) y la sexual (con un conocimiento sexual precoz e inapropiado para la edad así como problemas de identidad sexual).

Palabras clave: ABUSO SEXUAL INFANTIL, PSICOLOGÍA DEL ADOLESCENTE.

 

ABSTRACT

Introduction: a descriptive observational of cross-sectional study was carried out in order to determine the long-term psychological consequences in adolescent victims of sexual abuse from Ciego de Ávila in the period 2012-2013. Material and method: the adolescent victims were studied using copies of records being investigated that were filed in the Provincial Department of Legal Medicine. The sample was composed of 21 female adolescents between 12 and 15 years old where the most committed crime was lewd abuse. During their search, techniques that served as the basis for obtaining the results were used, such as: the semistructured interview to adolescents, the Phrases Completion Technique of J. Rotter, Youth Issues Inventory and Human Figure Drawing. During the application of these techniques and exploration of teenager it was used the interview as a fundamental method in the study. Results and discussion: there was evidence of psychological consequences for these adolescents; the most affected dimensions were: behavioral (with a marked imbalance in the educational sphere), social (with a deficit in social skills) and sexual (with early and inappropriate sexual knowledge for age and sexual identity problems).

Key words: SEXUAL CHILD ABUSE, CHILD PSYCHOLOGY.

 

  1. Licenciada en Psicología. Profesor Instructor. Universidad de Ciencias Médicas. Ciego de Ávila, Cuba.
  2. Licenciada en Educación. Máster en Ciencias de la Educación. Profesor Asistente. Universidad de Ciencias Médicas. Ciego de Ávila, Cuba.
  3. Licenciada en Defectología. Máster en Atención al Niño con Discapacidad. Profesor Asistente. Policlínico Universitario “Belkis Sotomayor Álvarez”. Ciego de Ávila, Cuba.
  4. Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral. Máster en Atención Integral al Niño. Profesor Asistente. Policlínico Universitario Área Norte. Ciego de Ávila, Cuba.

 

INTRODUCCIÓN

Actualmente se vive en un ambiente lleno de violencia, situación de la que desafortunadamente no escapan los niños. El maltrato infantil ha llegado a ser un problema que se incrementa en forma alarmante. Aún cuando no se tienen cifras precisas de la magnitud del mismo, se infiere que su presencia es cada vez más evidente (1).

El mayor problema de salud a nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el abuso infantil. Datos recientes de la OMS muestran que 40 000 000 de niños en el mundo entre las edades de 0-14 años, sufren de abuso y negligencia que llegan a requerir los servicios de salud y trabajo social. Se reportan más de 80 000 casos al año de abuso sexual a niños y niñas pero el número de casos que no se reporta es aún mayor (2).

El tema abuso sexual a menores (lo que incluye adolescentes) ha registrado un aumento significativo de los trabajos de investigación de los especialistas que laboran en esta esfera; sin embargo, se estima que la incidencia de casos que no son denunciados a nivel mundial es mucho mayor que la de aquellos que prorrumpen a la publicidad, ya que los procesos legales para esclarecer el hecho son tan traumáticos que las familias desestiman hacer la denuncia, para que los niños y adolescentes no sufran el fenómeno de la victimización secundaria, por lo que aún continúan determinados menores como calladas víctimas y esta cruda realidad permanece oculta (3).

Según los trabajos publicados en los últimos años, los síntomas más frecuentes encontrados en víctimas de abuso sexual menores de edad son: ansiedad, depresión, baja autoestima, sentimiento de culpa y estigmatización (4). Los efectos inmediatos y de largo plazo constituyen una amenaza potencial al desarrollo psicosocial de los niños, niñas y jóvenes que han sufrido estas situaciones, lo que se manifiesta a nivel físico, psicológico o de comportamiento; en estos casos se corre el riesgo de validar patrones de interacción abusivos, que se pueden reproducir en la vida adulta y, por tanto, esto va a constituir una dificultad para su vida futura (5).

En Cuba, como política de Estado, se ponen en función del niño, la mujer y del pueblo en general todos los recursos necesarios para brindarles una atención priorizada, en distintos programas que garantizan la adecuada calidad de vida y el mejoramiento de la condición humana (6).

El abuso sexual a adolescentes en la provincia Ciego de Ávila continúa siendo una problemática en la actualidad, ya que en los datos estadísticos, se manifiesta que el número de casos se mantiene y es el abuso lascivo el delito más cometido (7-8). Se considera necesario investigar este tema ya que no existe un adecuado seguimiento que permita conocer las consecuencias psicológicas que pueden presentar los adolescentes abusados sexualmente en la provincia de Ciego de Ávila.

La presente investigación tiene como objetivo describir las consecuencias psicológicas a largo plazo en adolescentes víctimas de abuso sexual pertenecientes al municipio Ciego de Ávila.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio observacional descriptivo, de corte transversal, en adolescentes víctimas de abuso sexual pertenecientes al municipio Ciego de Ávila, en el período 2012-2013.

El universo estuvo constituido por 69 menores abusados sexualmente del municipio de Ciego de Ávila, del cual se seleccionó una muestra de 21 adolescentes; esta última se eligió de forma intencional, no probabilística (de sujetos tipo) regida por los siguientes criterios de inclusión:

  • Encontrarse en la etapa de adolescencia.
  • Residir, durante el período del estudio, en el municipio Ciego de Ávila.

Variable de la investigación

  • Consecuencias psicológicas a largo plazo del abuso sexual a menores: son aquellos efectos negativos que suelen presentarse en la vida del adolescente ante este tipo de sucesos desconcertantes, y que traen consigo manifestaciones inusuales en diversas esferas, tales como la física, conductual, emocional, sexual y social (1).

Métodos

Observación y entrevista: se utilizaron con el objetivo de conocer datos generales de los adolescentes, sus dificultades en la esfera escolar, familiar y sexual, sucesos o eventos traumáticos vividos por el menor.

La entrevista es un instrumento que presupone la existencia, al menos, de dos personas y la posibilidad de interacción verbal. De acuerdo con el propósito que es utilizada cumple objetivos tales como: identificar los datos generales de la muestra en estudio y obtener valiosa información sobre aspectos personales, escolares y conductuales que pueden influir negativamente en los adolescentes. De forma general es una guía que propone preguntas diseñadas con el objetivo de indagar de manera más específica el tema que se pretende estudiar.

Para llevar a cabo el análisis de la entrevista se tuvo en cuenta que en ella se valora información, no sólo como un documento médico, sino también psicológico: al evaluar momentos significativos de la vida del menor, las interacciones familiares, escolares y con los demás, así como el transcurso de su vida después de haber sido abusado sexualmente.

A la par de la entrevista y la aplicación de otras técnicas se desarrolla la observación, que permite apreciar los cambios en la conducta del adolescente y las dificultades en las diferentes esferas, así como su funcionamiento integral.

Instrumentos o técnicas

Entrevista semiestructurada: la guía de entrevista realizada a los adolescentes escogidos en la muestra permitió la búsqueda de información mediante preguntas, minuciosamente planificadas teniendo en cuenta los factores psicológicos a los que estaban expuestos; su exploración consistió en el análisis y ordenamiento de las notas tomadas durante estos actos, las que una vez ordenadas y aclaradas permitieron a los analistas formalizar un modelo de registro de acuerdos y observaciones que posibilitó la comparación integral de los resultados de otras técnicas para arribar a las conclusiones principales de este estudio.

Técnica de Completamiento de Frases de J. Rotter (8): esta técnica proyectiva, adaptada por Gustavo Torroella (9), se aplicó con el objetivo de determinar motivaciones, intereses, conflictos, necesidades y frustraciones en los adolescentes. Con esta técnica se midieron 9 indicadores, los cuales se muestran a continuación con las respuestas que se les proponen a cada uno: auto concepto (18, 23, 25, 27, 32, 36, 37, 48, 49), estados de afectividad (5, 9 12, 13, 20, 27, 29, 30, 43, 3, 22), motivaciones generales (1, 33, 34, 42, 44, 45, 47, 50, 51), valores y actitudes (6, 8, 16, 31, 41, 50), problemas y fracasos (15, 21, 33, 39), relaciones interpersonales (7, 10, 19, 40), esfera escolar (14), familiar (4, 11, 17, 35) y sexual (26).

Las respuestas son evaluadas cualitativamente y se clasifican en: positivas, negativas y neutras. Las respuestas positivas son aquellas en las que se expresan reacciones de adaptación, estados de optimismo, de buenas relaciones interpersonales, etc. Las respuestas negativas o de conflicto son las que expresan reacciones de hostilidad, pesimismo, infelicidad, malas relaciones interpersonales y dificultades en diversos ámbitos de la vida del menor. Las respuestas neutras son las que tienen un nivel descriptivo y apenas brindan información sobre el individuo.

Inventario de Problemas Juveniles (IPJ): creada por Charles Spilber (9), es una técnica proyectiva que se utilizó en la investigación para explorar y medir las dificultades o problemas que presenten los adolescentes en las esferas personal e interpersonal, escolar y familiar. La esfera personal se muestra con 11 preguntas, la escolar con 17, la familiar con 28 y las relaciones interpersonales con 17 (Tabla No.2). Esta técnica es evaluada cualitativamente, según entienda cada investigador; se utilizó en la evaluación el por ciento y las respuestas de los adolescentes se clasificaron en positivas y negativas. Las respuestas negativas son aquellas que, como lo expone la técnica, constituyen un problema, preocupación o dificultad para el adolescente; de igual forma las respuestas que se tomaron como positivas son aquellas que no son marcadas o que se establecen como preocupaciones propias de la edad.

Dibujo de la figura humana (9): es una técnica empírica, proyectiva y de carácter expresivo. Según el propósito de la investigación, es utilizada como una técnica complementaria con el objetivo de evaluar dificultades en las diversas esferas de la vida de los adolescentes en estudio. Como técnica proyectiva, se utiliza para corroborar los resultados obtenidos en las técnicas antes realizadas, y se valora según el por ciento de dibujos que presenten los rasgos que mide cada indicador.

El análisis de los resultados se realizó de forma integral: para el procesamiento de la información se conformaron tablas de frecuencia, expresadas en porciento. La información se desglosó minuciosamente para una mejor comprensión de los resultados obtenidos.

 

ANALISIS Y DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

Mediante la exploración de los resultados de la entrevista se estableció que los 21 adolescentes en estudio eran del sexo femenino, de edades comprendidas entre los 12 y 15 años (se destaca la edad de 12 años en 13 de ellos), con grado de escolaridad de la enseñanza secundaria; 15 de los adolescentes pertenecen a familias extensas, conviven con padrastros, madrastras e hijastros (personas ajenas al ámbito familiar), tres de ellos cohabitan con sus abuelos e igual cifra de los adolescentes conviven con sus dos padres.

Se pudo comprobar que los adolescentes en estudio no poseen calificaciones elevadas y que las relaciones con sus coetáneos y profesores se encuentran afectadas de igual manera, lo que se constata en reiteradas expresiones del tipo: “mis profesores tienen alumnos preferidos”, “mis compañeros me molestan”, “mis compañeros no me tienen en cuenta en las actividades”, “mis opiniones no son importantes en el aula”. En muchos casos refieren el poco interés y gusto hacia la escuela.

En el ámbito familiar se constató que existe disfuncionalidad en 18 casos: se evidencia por la pobre preocupación de los padres hacia el menor tanto en el espacio escolar como en el interpersonal y social; esto se corrobora con respuestas tales como: “mis padres no asisten a las reuniones de la escuela”, “no me ayudan a hacer las tareas”, “no se preocupan por saber quiénes y cómo son mis amistades”.

Al evaluar en la muestra el ámbito de la sexualidad se evidencia, en 15 de las adolescentes, el conocimiento precoz sobre el tema, el cambio de pareja, e incluso manifiestan haber tenido relaciones sexuales anteriores al hecho lascivo. Esta afectación evidente en la esfera sexual se corresponde con las consecuencias psicológicas que trae el abuso sexual expuesto por los autores Echeburúa y Guerricaechevarría (1, 10). En los adolescentes estudiados se manifiestan alteraciones en la motivación sexual, conocimiento sexual precoz o inapropiado para la edad y problemas de identidad sexual. Se demuestra además la existencia de manifestaciones de inconformidad en cuanto a su vida, acompañadas de recuerdos negativos en la infancia (2 casos insinúan que “no vale la pena vivir”.

La observación de los adolescentes en estudio, a lo largo del desarrollo de la entrevista y en otras técnicas aplicadas, evidenció conductas no verbales con expresiones faciales en forma de gestos de la cara al responder y escribir diversas preguntas; el 100% manifiesta movimientos constantes de las manos y los pies, lo que indica nerviosismo e intranquilidad. Se observan posturas apoyadas y recostadas lo que indica preocupaciones latentes; la apariencia física es la adecuada, no obstante en 2 de las adolescentes se observó la presencia de tatuajes y piercing. En cuanto a la actitud ante la tarea, se mostraron dispuestas, con respuestas adecuadas en la totalidad de ellas aunque en ocasiones reflejaron temor ante algunas preguntas; la actitud hacia la investigadora fue de intercambio cordial, se logra en todos los casos el rapport, lo que favoreció el desarrollo de la investigación.

La Tabla No.1 muestra los resultados obtenidos en la Técnica de Completamiento de Frases de J. Rotter. En esta técnica se midieron los nueve indicadores propuestos, y de su análisis se infiere que en el primer indicador, que es el autoconcepto, el mayor valor se alcanza negativamente con un 52%, aunque también se manifiestan respuestas en un nivel neutro con un 43%; los adolescentes manifiestan nerviosismo o angustia ante un posible dolor, ocupan su mente con preocupaciones ante cualquier situación, sienten desconcierto en relación con su futuro, y una parte importante expresa el deseo de poder llegar algún día a obtener profesiones que puedan ser bien remuneradas económicamente, sin importarles la profesionalidad o el crecimiento intelectual.

 

Tabla No.1. Resultados obtenidos en la Técnica de Completamiento de Frases de J. Rotter.

Indicadores

% por respuestas

Positivas

Neutras

Negativas

Autoconcepto

4,76 %

42,86%

52,38%

Estados de afectividad

14,29%

52,38%

33,33%

Motivaciones generales

9,52%

42,86%

47,62%

Valores y actitudes

4,76%

33,33%

61,90%

Problemas y fracasos

9,52%

38,09%

52,38%

Relaciones interpersonales

14,29%

9,52%

76,19%

Esfera escolar

9,52%

9,52%

80,95%

Esfera familiar

9,52%

61,90%

28,57%

Esfera sexual

0 %

28,57%

71,43%

 

En el caso del matrimonio, algunos adolescentes evaden el tema y otros quieren llegar a él con demasiada rapidez; manifiestan llorar secretamente en varias ocasiones y ambicionan ser felices, aunque lo ven como algo imposible. Este indicador es de gran importancia en la etapa de la adolescencia según Petrovski (11), pues es la principal peculiaridad de la personalidad: expresa la nueva posición vital del adolescente con respecto a las personas y al mundo, y es fundamental en la determinación de nuevas aspiraciones, vivencias y reacciones afectivas.

En los estados de afectividad, el 53% de la muestra presenta afectaciones que se manifiestan en un mayor número de respuestas negativas y se sitúa como el valor más elevado de la clasificación, con predominio de criterios tales como: temor al dormir (por tener pesadillas frecuentes), no les gusta la oscuridad, lloran usualmente cuando sucede algo malo en su familia (aunque no sean situaciones muy alarmantes), se sienten nerviosos y huyen de casa cuando no perciben que se les da cariño. Según Domínguez García (12), este indicador es muy significativo ya que, si se encuentra afectado de forma negativa, pueden variar en esta medida los estados psicológicos de los adolescentes.

Al analizar las motivaciones generales, se evidencia que el mayor valor se alcanza en las respuestas negativas con un 48%; se manifiestan alteraciones en la motivación sexual, lo cual se puede ver a través del completamiento de frases tales como: “qué se siente al hacer el amor“, “yo secretamente hago el amor“, “no me interesa ese tema”. Se evidencia además escaso interés en las actividades escolares con expresiones como: “no quiero saber de la lectura”, “los deportes son horrorosos”, “el estudio me agota mucho”, etc.; también se expresan desórdenes alimenticios y una marcada negatividad en la relaciones interpersonales, así como necesidad de un mayor afecto familiar, que se afirma en frases tales como “necesito de mis padres”, “me duele cuando no me dan cariño”, “mi padre siempre está lejos”. Existe coincidencia con las consecuencias psicológicas del abuso sexual a largo plazo (13).

En el cuarto indicador: valores y actitudes, se evidencia una vez más que las respuestas negativas ocupan el nivel más elevado con un 62%; se puede ver que los adolescentes muestran valores morales que están de acuerdo a esta sociedad y que expresan con: “me gusta decir la verdad”, “me duele que me engañen”, “yo prefiero ser sencilla”; pero en otros casos presentan dificultades en los sentimientos de amistad, y compañerismo que se manifiestan en las frases: “yo prefiero no deberle nada a nadie”, “estoy muy aburrido de mis amigos”, “me molestan las personas que piden favores”. En cuanto a las actitudes, se puede analizar que éstas están acompañadas en la mayoría de los casos de comportamientos negativos, reflejan rechazo y agresividad verbal y no verbal generalmente de forma indirecta, es decir con pertenencias de la persona agredida. Este indicador está muy relacionado con el anterior, el cual a su vez ha sido estudiado por Domínguez García (12), al expresar que los adolescentes, a pesar de continuar asistiendo a las instituciones educacionales y cumplir con las actividades que en la mismas se efectúan (deportivas, culturales, políticas, etc.), las ven como de carácter obligatorio, impuestas, y no tienen alta motivación hacia ellas.

En cuanto a problemas y fracasos, se evidencia el mayor valor en las respuestas negativas con un 53%; se hacen visibles principalmente las alteraciones del sueño (pesadillas e incluso temor a quedarse dormidos); también expresan fracasos en la amistad (confiar en alguna persona y, de esta forma, dañar su seguridad). Estos aspectos señalados por los adolescentes en estudio son característicos de adolescentes que han sido abusados sexualmente, citados por el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos en España (14).

En el indicador relaciones interpersonales se destaca la negatividad de las respuestas con un valor del 76%; las adolescentes manifiestan preocupaciones en cuanto a dar confianza a otros, rechazo evidente a los hombres (al referir que son “hipócritas”, “pesados”, etc.) Se hace alusión al rechazo a otras personas cuando expresan que son “mal educadas”, “irrespetuosas”, “malas”, etc. Estas dificultades en la socialización son propias de menores abusados sexualmente y se identifican como una de las consecuencias psicológicas a largo plazo, dentro de las manifestaciones sociales descritas (14). Según Oliva (15), los adolescentes experimentan importantes conflictos tras la pubertad y una serie de cambios físicos y psicológicos; por lo que, sus relaciones sociales con los demás se encuentran en ocasiones afectadas; estos cambios, unidos a alguna otra perturbación durante la llegada a esta etapa tan convulsa, pueden incrementar el mal funcionamiento de las relaciones interpersonales.

Con respecto a la esfera escolar se aprecia el mayor porcentaje en las respuestas negativas con un 81%. En la etapa de la adolescencia el estudio se convierte para éstos más que en un deber, en una obligación, pues el mayor interés se centra en el grupo. En las respuestas obtenidas, se evidencia en las adolescentes preocupación por la escuela, por sus bajas calificaciones, así como también se evidencia una inadecuada ortografía reflejada en el llenado de las técnicas. Igualmente, la mayoría de los casos muestran desinterés por el estudio y manifiestan opiniones como: “la escuela me aburre”, “mi mayor problema es la escuela”, “la felicidad es no tener que estudiar”, entre otras. Estas afectaciones en el área escolar son descritas como una de las características psicológicas del abuso sexual a menores (16).

En la esfera familiar se encuentra afectado el 62%, con planteamientos negativos y 29% de las respuestas son neutras; esto puede estar dado por la poca interacción de las adolescentes con sus familias. En este indicador se manifiestan dificultades en las relaciones intrafamiliares al expresar no desear estar en el hogar, sentirse aburridas en el mismo, y sin motivación. Este mismo grupo expresa sentimientos negativos hacia alguno de los padres y recuerdos no muy positivos de la infancia, como son: peleas entre los padres, mudanzas, etc. Otro grupo de adolescentes manifiestan lo contrario pero en menor medida.

La esfera sexual es importante en la vida del adolescente, ya que los cambios anatomo–fisiológicos que ocurren en esta etapa actúan sobre las necesidades sexuales y despiertan el interés de conocer sobre el tema. Al evaluar dicho indicador se obtuvo como resultado un 71% de aspectos negativos: estos resultados se manifiestan, por parte de algunas adolescentes como un tema de evasión, y para otras es un tema de excesivas preguntas y preocupaciones que no están en correspondencia con su etapa de desarrollo. El porciento de adolescentes destacado anteriormente refleja haber mantenido relaciones sexuales desde hace tiempo, así como diversas parejas; otras no quieren ni saber del tema, evaden estas preguntas, lo cual se reflejó anteriormente. Estas dificultades en la esfera sexual forman parte de las consecuencias psicológicas descritas por Echeburúa (10).

El análisis del IPJ (Tabla No.2) constata que en la esfera personal se alcanza un valor de 76% en las respuestas negativas dadas por los adolescentes, en las cuales manifiestan preocupaciones en cuanto a su apariencia personal y estado de salud, lo que está en correspondencia con la etapa que transitan. Existen manifestaciones como: cansancio, dificultad para dormir, y en ocasiones mareos. Estas dificultades concuerdan con lo expresado por la autora Pereda Beltrán (17). Además los adolescentes expresan preocupaciones por su figura, por saber si su energía y resistencia son normales y desean conocer más sobre los cambios físicos y psicológicos de su edad, lo cual es una curiosidad normal en esta etapa, por los cambios a que se enfrentan.

 

Tabla No.2. Resultados obtenidos en la Técnica Inventario de Problemas Juveniles (IPJ)

Esfera

% por respuestas

Positivas

Negativas

Personal

23,81%

76,19%

Escolar

9,52%

90,48%

Relaciones interpersonales

19,05%

80,95%

Familiar

42,86%

57,14%

 

En la esfera escolar las principales afectaciones se manifiestan en las respuestas negativas con un 90%; expresan en mayoría que: “no me gustan mis estudios actuales”, “olvido hacer los trabajos de clases”, “no soy muy listo”, “me es difícil mantener atención en las clases”, “mis profesores tienen alumnos preferidos”, y ese mismo porciento refiere necesitar ayuda en los estudios.

La esfera de las relaciones interpersonales se encuentra afectada en un 81%; nuevamente en las respuestas negativas coinciden las afectaciones en esta área con las analizadas en la técnica anterior y lo identificado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos en España (14) como una de las consecuencias psicológicas a largo plazo, dentro de las manifestaciones sociales descritas. Éstas se evidencian en criterios como: “pocas invitaciones a salir”, “los muchachos y muchachas son egoístas”, “me molestan por ser malo en alguna actividad” y se manifiesta en algunos de ellos la “necesidad de tener amigos”.

La esfera familiar se encuentra afectada en un 57% de los casos, lo que se corrobora con las respuestas negativas expresadas por los adolescentes en la técnica aplicada. Los adolescentes manifiestan mayormente: “no poder discutir los problemas con sus padres”, “temor a decir a sus padres que han cometido alguna falta”, “deseos que los padres estén más tiempo en su casa”, y sobre todo temor a no cumplir las expectativas de sus padres. Estas dificultades familiares se corresponden igualmente con los resultados obtenidos en la Técnica de Completamiento de Frases de J. Rotter (8).

En la Técnica del Dibujo de la Figura Humana (Tabla No.3), se observa que la agresividad se manifiesta en el 38% de los adolescentes en estudio. Se destacan fundamentalmente en las figuras dibujadas bocas con líneas gruesas, dientes muy marcados y exagerados; se evidencian además brazos extendidos y dedos de la mano en punta, características que dan lugar a rasgos agresivos en ellos. Este indicador puede ser una manifestación del abuso sexual al que fueron sometidos.

 

Tabla No.3. Resultados obtenidos en la Técnica del Dibujo de la Figura Humana.

Indicadores

% de afectación

Agresividad

38,10%

Relaciones sociales

71,43%

Conflictos

52,38%

Ansiedad

47,62%

Esfera sexual

71,43%

 

Las relaciones sociales se encuentran afectadas en el 71% de estos adolescentes. En los dibujos recogidos se puede observar en las figuras humanas que existe una tendencia a dibujar cabezas grandes, lo que demuestra la existencia de deficiencias intelectuales, escolares y en las relaciones con los demás. Es importante la adecuada observación de la parte del cuerpo de que se trata, ya que la cabeza es el centro del poder intelectual, social y de control personal. Uno de los aspectos más significativos y expresivos es el conjunto de los rasgos de la cara, que constituyen el centro primordial de las relaciones sociales. En las adolescentes en estudio, se ponen de manifiesto dificultades sociales y en la comunicación: dibujan la cara y sus componentes como último rasgo en las pinturas, así como también ojos pequeños, que evidencian absorción en sí mismos. En diversos dibujos aparece la nariz ganchuda o ancha, que da a conocer que se está en presencia de sujetos que expresan rechazo y menosprecio a sí mismos y hacia otras personas. Las líneas de los brazos y las manos señalan el bajo grado de espontaneidad con que los adolescentes se relacionan con el medio que los rodea y se evidencia por los trazos de brazos largos, la búsqueda de afecto; este último, si no existe dificulta las relaciones interpersonales. Se destaca en los dibujos la omisión de ropa en las figuras de ambos sexos, lo que denota rebelión contra la sociedad o las figuras parentales. De manera general se puede decir que este indicador, al igual que lo explorado en técnicas anteriores, se encuentra afectado y es considerado además como una de las consecuencias psicológicas del abuso sexual a menores expuesto por Echeburúa (1, 5).

El indicador referente a los conflictos se manifiesta en el 52% de los adolescentes, con predominio de las líneas reforzadas sobre la boca, así como también el sombreado en diversos lugares del cuerpo, esto denota impulsos reprimidos y conflictos internos sin resolver. Muy ligada a este indicador se aprecia la ansiedad: el 48% la presenta igualmente con las líneas reforzadas y gruesas, así como el volver a partes ya dibujadas del cuerpo con el objetivo de enfatizarlas.

La esfera sexual se aprecia claramente afectada en un 71% de los adolescentes. Se pone de manifiesto en estos dibujos el pelo ondulado en ambos sexos, lo que indica impulsos sexuales, se refleja además en el énfasis exagerado de la nariz y el acento de la boca, lo que apunta a desajustes sexuales y manifestaciones de satisfacción erótica exagerada. En ambas figuras se muestra la omisión de la línea de la cintura y, principalmente en el sexo femenino, se destacan pronunciadamente las caderas y nalgas. En casi todos los casos se observa la presencia de figuras desnudas, lo que denota conflictos sexuales conscientes. Estas afectaciones en la esfera sexual concuerdan un vez más con lo expresado por Echeburúa (1,10) que se expresa a través de un marcado interés sexual por parte de los adolescentes.

En la aplicación de las técnicas empleadas en la investigación se evaluaron las consecuencias psicológicas a largo plazo que presentan las 21 adolescentes en estudio después de haber sido abusadas sexualmente: consecuencias psicológicas en las dimensiones conductual (fundamentalmente con disminución del rendimiento y motivaciones académicas), sexual (muestran un conocimiento sexual precoz e inapropiado para su edad, o evaden totalmente el tema) y social (déficit en las habilidades sociales, relaciones inadecuadas con sus coetáneos y profesores, temor a establecer relaciones con personas adultas, y rechazo a hombres desconocidos).

 

CONCLUSIONES

Las adolescentes eran todas del sexo femenino, de edades comprendidas entre los 12 y 15 años, con predominio de la edad de 12 años (13 adolescentes), con grado de escolaridad de la enseñanza secundaria. La integración de los resultados de métodos y técnicas aplicadas evidenciaron consecuencias psicológicas a largo plazo en las adolescentes, principalmente con afectaciones en las dimensiones conductual, sexual y social. Las afectaciones en la dimensión conductual se muestran fundamentalmente en la disminución del rendimiento y las motivaciones académicas; en la sexual se evidencia un conocimiento sexual precoz e inapropiado para su edad o la evasión total del tema; y en la social existe un déficit en las habilidades sociales.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Echeburúa E, Guerricaechevarría C. Abuso sexual en la infancia: víctimas y agresores. Barcelona: Ariel; 2001.
  2. Organización Mundial de Salud. Maltrato infantil [Internet]. Ene 2014 [citado 12 Feb 2014]. Nota descriptiva N° 150 [aprox. 4 pantallas]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs150/es/
  3. Cantón Duarte J, Cortés Arboleda MR. Guía para la evaluación del abuso sexual infantil. 3ra ed. Madrid: Pirámide; 2003.
  4. Cortés DC, Justicia FJ, &Duarte JC. Papel de las estrategias de afrontamiento y de las atribuciones de culpa en el ajuste psicológico de las víctimas de abuso sexual infantil [Internet]. Granada: Universidad de Granada, Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación; 2010. Disponible en: http://hera.ugr.es/tesisugr/18656225.pdf
  5. Echeburúa E, Guerricaechevarría C. Tratamiento psicológico de las víctimas de abuso sexual infantil intrafamiliar: un enfoque integrador. Behavioral Psychol Psico Conductual [Internet]. 2011 [citado 7 May 2013];19:469-86.  Disponible en: http://www.ehu.es/echeburua/pdfs/asi.pdf
  6. González MR. Política Social Cubana en la Protección de la Niñez. La Habana: Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana; 2005.
  7. Colina JAD, Colina MD, Ávila YS, Málaga VB. Morbimortalidad y factores de riesgo para el maltrato infantil en niños atendidos en el Policlínico “José Agustín Mas Naranjo” de Primero de Enero. MediCiego [Internet]. 2011 [citado 12 Feb 2014];17(1):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/mciego/Vol17_01_%202011/articulos/t-5.html
  8. González Llaneza FM. Test de completar frases de Rotter. En: González Llaneza FM. Instrumentos de Evaluación Psicológica [Internet]. La Habana: ECIMED; 2007. p. 275-9. [citado 12 Feb 2014]. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/libros_texto/ins-eva-psicol/completo.pdf
  9. González Llaneza FM. Instrumentos de Evaluación Psicológica [Internet]. La Habana: ECIMED; 2007 [citado 12 Feb 2014]. Disponible en: http://gsdl.bvs.sld.cu/greenstone/PDFs/Coleccion_de_Psicologia/inst_eval_psico/completo.pdf
  10. Echeburúa E, Corral PD. Secuelas emocionales en víctimas de abuso sexual en la infancia. Cuadernos Med Forense [Internet]. 2006 [citado 12 Feb 2014];12(43-44):75-82. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/cmf/n43-44/06.pdf
  11. Petrovski AV. Psicología Pedagógica y de las Edades Moscú: Mir; 1988.
  12. Domínguez García L. Psicología del desarrollo. Adolescencia y Juventud. La Habana: Félix Varela; 2003.
  13. Pereda Beltrán N. Consecuencias psicológicas a largo plazo del abuso sexual infantil. Papeles del psicólogo [Internet]. 2010 [citado 12 Feb 2014];31(2):191-201. Disponible en: http://peritajeschile.cl/wp-content/uploads/2012/09/Consecuencias-psicol%C3%B3gicas-a-largo-plazo-del-Abuso-sexual-infantil.pdf
  14. Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos en España. Abuso sexual. Madrid: Colegio Oficial de Psicólogos; 2011.
  15. Oliva A. Psicología del desarrollo. Adolescencia y Juventud. Barcelona: Universidad de Barcelona; 2006.
  16. Ponce De León P. Abuso Sexual Infantil y sus Consecuencias [tesis]. Chile: Centro de Estudio de Psicodrama de Chile;
  17. Pereda Beltrán N. ¿Sabemos cuáles son las consecuencias psicológicas del abuso sexual infantil? Barcelona: Universidad de Barcelona; 2009.

 

Recibido: 13 de octubre de 2014

Aprobado: 11 de marzo de 2015

 

Lic. Lianet Torres Noa

Universidad de Ciencias Médicas

Carretera Morón, esquina Circunvalación. Ciego de Ávila, Cuba. CP.65200

Correo electrónico: lianett87@fcm.cav.sld.cu